Exfoliantes Faciales

exfoliantes faciales

Exfoliantes Faciales

A esas alturas de la película, la mayoría de vosotras ya sabréis perfectamente que son los exfoliantes faciales y para que se utilizan, no obstante hay detalles e indicaciones de estos que igual desconocéis.

Por eso, en estos tiempos en los que más que nunca estamos conciencias del cuidado y la prevención en cuanto a piel se refiere, no está de más que conozcáis en más profundidad las posibilidades que este tipo de cosmética como son los exfoliantes, pueden ofrecernos.

Como hablábamos en el anterior post de limpiadores y tónicos faciales, la limpieza es el primer paso y casi el más importante de todos a la hora de mantener una piel limpia y saludable, eso es indiscutible, pero he de deciros que la segunda parte de esta limpieza se basa absolutamente en los exfoliantes.

Si queremos obtener una higiene en profundidad y favorecer que los productos que apliquemos posteriormente, potencien su efectividad, este paso es primordial.

Pero, ¿ Cuál es la función de este maravilloso cosmético ?

La principal función y que seguramente conocéis, es la de retirar las células muertas, ¿ y que significa esto?

Para entender esto y sin extenderme demasiado, habría que decir que la piel se regenera por si sola naturalmente, aproximadamente cada 28 días, pero factores como el sol, viento, contaminación, dietas, estrés, envejecimiento… hace que este proceso natural en ocasiones se vaya deteriorando, por eso, productos cosméticos como los exfoliantes, son los mejores aliados para aportar la ayuda extra que la piel necesita.

¿ Que es lo que ocurre en nuestra piel cuando retiramos esas células muertas ?

Las células muertas se acumulan en la capa más superficial de la piel y al arrastrarlas con un exfoliante estamos favoreciendo tremendamente la piel, incrementando el flujo sanguíneo , que a su vez favorece el funcionamiento de las células responsables del buen estado de esta. Como consecuencia obtendremos una piel más luminosa, mucho más suave y totalmente preparada para la aplicación posterior de otros productos, permitiendo así y multiplicando el nivel de penetración de estos.

Y ahora… ¿ Que exfoliante es el que mejor se adapta a mi tipo de piel ?

Bueno, para responder a esta pregunta, es necesario conocer, cuales son las opciones que la ciencia nos ofrece ,¿ verdad?

Pues principalmente hay dos tipos de exfoliantes y dentro de estos hay varios subtipos que paso a detallaros en breve, no sin antes deciros, que como profesional de la estética y la cosmetología, no me gusta categorizar un tipo de cosmética especifica, sea cuál sea, con un tipo de piel, ¿por que?

Porque nuestra piel es raro que siempre se mantenga en el mismo estado y el simple hecho de etiquetar la piel en seca, mixta , grasa…en mi opinión es un concepto erróneo. Puedes tener una tendencia muy marcada ( o  no ), pero estoy segura que tu piel pasará por diferentes etapas a lo largo del tiempo ya que son muchos factores los que son susceptibles de producir cambios en esta. Por eso, es muy importante contar con el consejo y asesoramiento de una profesional que pueda recomendarte con exactitud lo que tu piel necesita en este momento . Aclarado esto, pasemos a los tipos de exfoliantes 🙂

Básicamente tenemos dos tipos:

  1. Exfoliantes Físicos o de acción mecánica.
  2. Exfoliantes Químicos

1.- Exfoliantes Físicos o de acción mecánica

Estos son los que a través de la fricción del producto mediante nuestras manos sobre la piel ejercemos el proceso de “levantación” de las células muertas. En este grupo, nos encontramos con el:

  • SCRUB, seguramente el más reconocido y fácil de usar que encontramos en el mercado. Este exfoliante se caracteriza por tener una textura arenosa, con granulitos…que será lo que ejerza la acción mecánica de arrastre . Suelen estar hechos de huesos de frutas, sales, azúcares, bambú… Aquí os dejo una opción que os puede resultar interesante:

  • GOMMAGE, este producto suele ser más utilizado en cabina por profesionales, por su procedimiento en la aplicación, aunque también podéis encontrarlo para su uso en casa. Suele ser en forma de crema, que aplicas, dejar secar, y vas retirando mediante la fricción por zonas pequeñas en las que irán saliendo unas virutas como si goma de borrar se tratara.

2.- Exfoliantes Químicos

Los otros tipos de exfoliantes son los Químicos, un poquito menos conocidos o menos usados por la mayoría de vosotras, aunque cada vez más al alcance de todo el público en general.

Dentro de esta categoría, nos encontramos con dos subtipos:

  • PEELING QUÍMICO, durante mucho tiempo este tipo de cosmético ha sido uso exclusivo de centros de estética y centros médicos por su nivel de acción y penetración pero como os comentaba anteriormente, cada vez están más al alcance de todos.
    • Habría mucho que comentar sobre este tipo de cosméticos, todo un post dedicado a ellos, diría yo, pero en esta ocasión me ceñiré a lo que creo que os pueda resultar más práctico y sencillo.
    • Su nivel de actuación y en consecuencia sus resultados, son mucho más potentes que un peeling físico ya que su penetración por la naturaleza en la composición es más profunda. Esto hace que pueda conllevar riesgos en algunas ocasiones, por eso, si te decantas por este tipo de producto, tienes que informarte en profundidad, respetar la forma y tiempos de aplicación.
    • Sus resultados suelen ser alucinantes e inmediatos, dejando una piel, luminosa, uniforme e hidratada.
    • Los hay para todo tipo de pieles y problemáticas cutáneas, como pueden ser pieles muy secas y escamosas, envejecimiento, cicatrices, manchas…y suelen ser de muchos tipos, como ácido láctico, mandélico, glicólico…o un coctel de varios.
    • Este peeling químico de The Ordinary, es bastante conocido y hablan bastante bien de él:

  • EXFOLIANTE ENZIMATICO, este es el último exfoliante que veremos en este post. Un producto muy fácil de utilizar y que podréis encontrar fácilmente para su uso en casa.
    • Es bastante seguro  y en la mayoría de las ocasiones se basa en enzimas derivadas de frutas tropicales como la papaya, la piña…
    • Su forma de aplicación es muy sencilla, suele presentarse como una crema que aplicas en una capa gruesa que dejas actuar según las indicaciones del fabricante y luego retiras con agua abundante.
    • En ocasiones suelen combinar la acción física, añadiendo pequeñas partículas para favorecer el “arrastre” junto a la acción química de las enzimas que “deshacen” las células muertas.
    • Como este producto de Bellaurora:

Hasta aquí la cosmética utilizada como exfoliantes faciales, espero que os resulte de utilidad a la hora de elegir el que mejor se adapta a vuestra piel en este momento. No obstante, si os surgen dudas siempre podéis planteármelas o bien acudir a vuestra profesional de confianza.

Por último, no me gustaría dejar de comentaros, que hay otras formas de exfoliación, a parte de la cosmética tradicional, y estas son con el uso de utensilios, aparatos o maquinaria más especifica. Como veis, ¡un gran abanico de posibilidades!

No Comments

Enviar comentario